NephroCare utiliza cookies en este sitio web para mejorar la experiencia del usuario y entregar el mejor servicio posible. Al continuar navegando en el sitio web, usted acepta nuestro uso de cookies. Para más detalles, revise nuestra política de privacidad.

Dr. Thomas Raphael

Thomas Raphael, de cuarenta y dos años de edad, entró a formar parte en NephroCare en el 2004, cuando trabajaba en el hospital privado de Lagny, donde había trabajado como nefrólogo desde 2001, un centro sanitario que adquirió Fresenius Medical Care.

En mayo de 2013, al Dr. Raphael y su equipo los trasladaron a un nuevo centro en el hospital de Lagny Marne la Vallée. Este centro pasó a denominarse NephroCare Marne la Vallée.

Una vocación desde la infancia

La medicina siempre ha sido la vocación del Dr. Raphael. «Crecí en un hogar de médicos», recuerda. «Mi padre era profesor de medicina para cuidados intensivos. Durante toda mi vida he querido seguir sus pasos. Tras terminar la secundaria, estudié en la facultad del hospital universitario Pitié Salpêtrière de París y me licencié en 1996. Mi padre fue y es mi ejemplo a seguir.

Incluso antes de terminar sus estudios, el Dr. Raphael dice que enseguida se dio cuenta de que cuidar a los pacientes a largo plazo era lo que verdaderamente quería hacer. «Una de las principales motivaciones de mi carrera profesional ha sido siempre mi deseo de ayudar a los pacientes a ser personas más fuertes. Para ello, pongo todo mi empeño por ofrecerles apoyo experto y por acompañarles a ellos y a sus familiares en el viaje de la diálisis, para que se involucren y sean más activos en el tratamiento. Durante el año que llevé a cabo mi investigación, pasé mucho tiempo haciendo turnos en el policlínico de Lagny para especializarme en nefrología. Inmediatamente me llamó la atención el enfoque afectuoso, profesional y sumamente responsable del equipo de nefrología. Posteriormente, volví a Lagny y me uní al equipo en enero de 2001, con el objetivo concreto de trabajar en la prevención de la enfermedad en nefrología.»

Actualmente, una década más tarde, el Dr. Raphael cuenta con una riquísima experiencia y es el coordinador médico del hospital y el presidente de su comité médico. «Nuestro principal objetivo en el centro de diálisis NephroCare Marne la Vallée consiste en desarrollar relaciones sólidas con todos los departamentos del hospital, sobre todo en las áreas de medicina interna y cardiología. También ofrecemos consultas de nefrología al resto del hospital.»

Diseño pensando para los pacientes

El centro NephroCare Marne la Vallée, que abrió sus puertas en mayo, se diseñó de manera que resultara un entorno terapéutico acogedor. La construcción de las instalaciones está pensada para garantizar la máxima seguridad y el máximo bienestar de los pacientes. «Nuestra institución se centra en la prevención de la insuficiencia renal y en tratar y vigilar a los pacientes con insuficiencia renal crónica de la mejor manera posible», continúa el Dr. Raphael. «Por ello, los médicos y los facultativos de los hospitales nos consideran el socio local preferido para la detección precoz de la insuficiencia renal y su posterior vigilancia.»

Un día normal

La jornada del Dr. Raphael comienza bien temprano. «Me levanto a las 5 de la mañana, me tomo un café, leo los correos electrónicos y luego me marcho al trabajo», explica. «Cuando, sobre las 6:30 horas, llego al centro de diálisis, paso la hora o las dos horas siguientes leyendo los informes del día y preparando las consultas. El resto del día las dedico a realizar diversas tareas. Por la mañana y por la tarde, visito a los pacientes que van a diálisis, vigilo las sesiones de diálisis y apoyo al personal médico. También reviso los expedientes de los pacientes y actualizo las recetas y luego realizo consultas de nefrología externa fuera del centro. La parte más importante de mi trabajo diario es el contacto con los pacientes y la colaboración con mi equipo. Es más que una simple diálisis; se trata de ofrecer una atención integral.»

Ayudar a los pacientes a ser proactivos

«La participación de los pacientes es sumamente importante y es un asunto que me llega al corazón», afirma el Dr. Raphael con entusiasmo. «Colocar a los pacientes en el centro del sistema sanitario, dejarles que desempeñen un papel activo en su tratamiento y ayudarles a ser más fuertes es el núcleo de nuestro trabajo. Aplicamos este planteo a todos y cada uno de nuestros pacientes.»

Así pues, el centro cuenta con un programa de consultas de enfermería y de educación terapéutica previas a la diálisis en el que participan todos los pacientes. En este programa, se ofrece apoyo terapéutico personalizado y se ponen en marcha reuniones con otro personal de apoyo como dietis­ tas, psicólogos y asesores para pacientes que van a someterse a un trasplante. «Ofrecemos a nuestros pacientes talleres educativos conforme a sus necesidades», continúa el Dr. Raphael. «Nuestros talleres y sesiones formativas abarcan todo tipo de temas: cómo aplicar parches de anestesia, vigilar los niveles de azúcar en sangre, tomar la medicación correctamente y así sucesivamente. Tenemos previsto ampliar este programa para ofrecer a nuestros pacientes más opciones para involucrarse y tomar control de su tratamiento de forma personalizada.»

A juicio del Dr. Raphael, los pequeños detalles también tienen una enorme importancia. «Padecer insuficiencia renal crónica es un viaje psi­ cológico, social y familiar lleno de altibajos, tanto para los pacientes como para los familiares. Por ello, una buena comunicación entre el personal y los pacientes es crucial. Los pacientes pueden desempeñar un papel más activo en su propio tratamiento si están bien informados y confían en sus cuidadores. Al final del día, no hay nada que me resulte más motivador – ni más gratificante – que ver a los pacientes y al personal satisfechos y felices.»