NephroCare utiliza cookies en este sitio web para mejorar la experiencia del usuario y entregar el mejor servicio posible. Al continuar navegando en el sitio web, usted acepta nuestro uso de cookies. Para más detalles, revise nuestra política de privacidad.

Las opciones terapéuticas

El tratamiento de los pacientes con ERC incluye los siguientes aspectos:

  1. la identificación de los signos agudos y de las causas tratables de la IRC;
  2. la prevención o la ralentización de la progresión de la IRC: cambio de dieta, control de la hipertensión, la hiperlipidemia, el metabolismo del calcio y de fósforo y la hiperglucemia;
  3. el tratamiento sintomático de las complicaciones: los trastornos cardiovasculares, los trastornos sobre el metabolismo del aguay el sodio, la hipercalemia, la acidosis metabólica, el prurito, la hiperuricemia, la anemia, los trastornos hemostásicos, la hipermagnesemia y los síntomas gastrointestinales y neuromusculares.

En el estadio 5 de la ERC, con una FG estimada de entre 5 y 10 ml/min/1,73 m2, se recomienda empezar un programa de diálisis de mantenimiento o el trasplante de riñón, siempre de acuerdo con la evaluación del paciente, a fin de tomar una decisión que tenga en cuenta tanto la práctica clínica como los deseos, valores, antecedentes culturales y puntos de vista del paciente en lo que a la calidad de vida se refiera, salvo en aquellos casos en los que la situación clínica requiera empezar dicho tratamiento con anterioridad.

El elección entre el trasplante, la hemodiálisis o la diálisis peritoneal depende de las preferencias personales del paciente y de su situación clínica, evaluada por el médico responsable. Entre estos dos tratamientos no existen diferencias en cuanto a los índices de supervivencia.

El trasplante de riñón

Como parte de nuestra filosofía y compromiso social, en NephroCare siempre tenemos la responsabilidad de tomar la decisión que suponga la mejor atención para el paciente y la mejor modalidad terapéutica. Por lo tanto, siempre abogamos por un programa de trasplante, siempre que el estado de salud del paciente, la elección del tratamiento y las opciones de los sistemas sanitarios lo permitan.

Todos los pacientes con ERC son candidatos al trasplante, salvo que se den las siguientes circunstancias:

  • una enfermedad infecciosa activa;
  • una patología crónica grave, irreversible y extrarrenal; demencia en fase avanzada, enfermedad hepática grave, ateroesclerosis, etcétera;
  • neoplasia activa. Se debe evaluar de forma individual a todos los pacientes con antecedentes de cáncer, dado que en algunos casos en necesario establecer un período de seguridad entre el trasplante y la resolución del tumor.

El cuidado del acceso vascular

A menudo se denomina a los accesos vasculares el «cordón umbilical del paciente». Dada la importancia de este tema, NephroCare ha desarrollado numerosas herramientas y servicios centrados en el tratamiento y los cuidados de los accesos vasculares. Más de una década de experiencia en nuestros centros NephroCare nos ha permitido atesorar una gran pericia en materia de atención renal, que reinvertimos constantemente en la red NephroCare en forma de directrices y mejores prácticas, mejoradas y guiadas por los servicios y las herramientas de coordinación de NephroCare.

Si desea más información, consulte nuestro capítulo sobre cuidado de los accesos vasculares

La diálisis peritoneal (DP)

Nuestros sistemas de diálisis peritoneal (DP) están diseñados para promover el bienestar el paciente y los fabricamos de manera que ofrezcan los mayores niveles de seguridad y fiabilidad. Las innovadoras tecnologías de nuestros sistemas ofrecen un alto nivel de seguridad y una mejora del rendimiento.

La hemodiálisis (HD)

A pesar de las importantes mejoras que se han conseguido durante los últimos años en la calidad y eficacia del tratamiento de hemodiálisis, la enfermedad cardiovascular (ECV) sigue siendo la primera causa de muerte de los pacientes. En la actualidad, casi uno de cada dos pacientes de diálisis fallece debido a complicaciones cardiovasculares. Por ello, NephroCare está ayudando a los nefrólogos de todo el mundo a reducir los riesgos de morbimortalidad cardiovascular de los pacientes.

Además, uno de los principales objetivos que nos hemos fijado para los próximos años es el desarrollo y la puesta en marcha de nuevos e innovadores tratamientos y productos que mejoren aún más el pronóstico cardiovascular de los pacientes de diálisis.

Si desea más información, consulte nuestro capítulo sobre los tratamientos de hemodiálisis.